¿Cómo criar niños de mente abierta y alejarlos del bullying?

Actualmente todos hemos escuchado sobre el bullying y que hay que evitarlo corrigiendo a los niños cuando tienen este comportamiento, sin embargo hay padres que se sienten orgullosos de que su hijo sea quien lleva a cabo el abuso ya que pueden creer que es preferible ser el “fuerte” que el “débil” y no se dan cuenta de las consecuencias de estos acto, no importando el grado de agresión que esto pueda significar, el resultado es el mismo, la creación de un individuo poco tolerante, agresivo, discriminador, juicioso, con sentimientos de culpa inseguros…, la lista puede ser muy larga.

Actualmente vivimos en un mundo donde mucha de la información que se escucha y observa tiene que ver con agresiones, odio, xenofobia discriminación, etc., y nuestros hijos van creciendo con eso creyendo que son normales esos sentimientos y sin una guía adecuada estas creencias pueden convertirlo en el perpetrador del bullying ya que los primeros años de la vida de los niños se basa en la imitación de lo que ven, escuchan y hacen las personas de su entorno y es aquí donde es de suma importancia ayudar a crear a un niño “open mind” (mente abierta) y con inteligencia emocional que le ayude a afrontar el día a día sin salir raspado o convirtiéndose en parte importante de esas noticias escandalosas.

Según maestros en educación temprana podemos hacer lo siguiente:

  1. Afrontar nuestros propios prejuicios antes de apoyar a nuestros hijos, bromas racistas, sentimientos homofóbicos, bromas de género, etc., se requiere de ser fuerte y aceptar nuestros prejuicios.
  2. Contar con libros multiculturales que permitan a nuestros hijos ver la diversidad de culturas con las que podrá relacionarse en un futuro.
  3. Enseñar cómo contestar cortésmente, pero con fuerza, a palabras y acciones no adecuadas o con un sentido alejado a lo que pretende que sus hijos crean. La mejor forma de hacer esto es enseñando a nuestros hijos a ser asertivos y no agresivos, para ello es importante reforzar la autoestima, que todos tienen derecho a pensar distinto y que debe de aceptar esto. El hecho de que alguien piense diferente a nuestro hijo no quiere decir que nuestro niño esté mal. La mejor forma para lograr esto es mantener un diálogo abierto con nuestro hijo.
  4. Enseñar a nuestros hijos otros idiomas. Esto le ayudará a entender que existen otras culturas y valores lo que le ayudará a ver las cosas con otra perspectiva.
  5. Dejarlos ser curiosos sin censura. Los niños son curiosos y de mente inquieta por naturaleza, por lo que es totalmente común que al observar a alguien diferente a lo que ellos conocen, lo apunten con el dedo, comenten en voz alta, y hagan preguntas tal vez incómodas, como por ejemplo: ¿qué tiene ese niño que no sabe hablar?, ¿por qué esas dos mujeres se dan la mano?, ¿por qué ella pide dinero en la calle?, ¿qué le pasó a ese señor en la cara? En lugar de avergonzarnos y callarlos rápido con un “eso no se pregunta”; debemos tomarlo como algo completamente normal, explicarles con paciencia e invitarlos a acercarse y saludar a esa persona, si lo amerita.
  6. Respetar la individualidad. Si quieres un hijo de mente abierta no trates de estereotiparlo ni imponerle moldes. Un ejemplo común es que las muñecas son para niñas y los autos para los niños. Permitirles explorar hará de ellos personas más inteligentes, amables y a descubrir habilidades que pueden quedar ocultas o descubrirse más tarde si no se les permite hacer esto. Hoy en día hay mujeres que juegan futbol y tienen un control excelente del balón y grandes cocineros son hombres.
  7. Una buena forma para aprender a sentirse cómodo en diversas situaciones o circunstancias es viajar ya que se puede conocer diversidad de personas y obligan a los hijos a relacionarse fuera de su zona de confort.