¡Ponle color a tu mudanza!

Regularmente vemos la mudanza como una tarea tediosa, aburrida e incluso agotador y muy pocos logran ver que esta tarea también puede ser divertida y por consiguiente hacerlo menos tedioso.

Los seres humanos tenemos el gran sentido de la vista el cual es un sentido que nos brinda mucha información que nos ayuda a tomar decisiones rápidas y en la tarea de hacer la mudanza divertida la vista jugará un papel muy importante.

Para ello necesitaremos cajas para guardar nuestros bienes, los colores que más te gusten, hojas blancas o etiquetas blancas y plumas. Con esto haremos etiquetas de colores muy visibles que ayudarán a la pronta identificación de las cajas y el respectivo lugar en la nueva casa.

Si te es posible encontrar etiquetas de colores nos ahorraremos un paso.

  1. Asigna un color a cada área – habitación, es decir, por ejemplo, al cuarto de lavado podemos asignar el color rojo, a la cocina el azul, sala verde y así sucesivamente, tantos colores como áreas o habitaciones tengamos.
  2. Pintar las etiquetas blancas del color asignado a cada área (si es posible comprar etiquetas de diferentes colores será más rápido)
  3. Las cajas que contengan los bienes de esa área o habitación en particular, deberán llevar pegado etiquetas del color asignado, preferentemente a cada lado de las caras de la caja para su rápida identificación.
  4. Coloca una etiqueta grande a cada una de las áreas o habitaciones destino, en un lugar muy visible para no perder tiempo buscando, incluso podrás colocar flechas en las paredes que guíen a los ayudantes a dejar la caja en el área o habitación correcta.

Realizar inventario

Mientras realizas el empaquetado puedes ir realizando el inventario de tus bienes, no es necesario que sea a detalle, aunque dependerá de qué tan obsesivo seas, pero con conocer la cantidad de cajas azules será suficiente. Así, cuando finalicen de desempacar las cajas con un conteo simple podrás identificar si hace falta alguna caja y la búsqueda será más fácil.

Cosas frágiles

Además de colocar la etiqueta correspondiente del área, puedes asignar un color para las cosas frágiles, por ejemplo, amarillo, así, si ves una etiqueta amarilla junto a la azul sabrás que la caja de la cocina contiene artículos frágiles.

Con estos sencillos consejos verás que ordenar tu mudanza será más sencillo además que las personas que te ayuden a armar tu nueva casa sabrán con exactitud dónde llevar cada caja y la probabilidad de error será menor.