¿Cómo identificar si eres un padre sobreprotector?

La mayoría de los padres nos preocupamos por nuestros hijos, educación, alimentación, crecimiento y procuramos estar presentes para que nada malo les pase pero, hay veces que esta preocupación se vuelven una obsesión, sin darnos cuenta, y empezamos a vigilar cada paso de nuestro hijo queriendo que haga las cosas como nosotros queremos, creyendo que es lo correcto y lo mejor para ellos, pensando que es la mejor manera de que aprenda.

Para evitar estas situaciones e identificar si eres un padre sobreprotector es importante hacerte estas preguntas cuando te pide ayuda para algo:

1. ¿A quién le corresponde resolverlo?

2. ¿Lo puede resolver por sí mismo?

3. ¿Con qué frecuencia le ayudo a resolver sus problemas?

Si estás involucrado positivamente en las respuestas a estas preguntas, es posible que estés demasiado involucrado en la vida de tu hijo evitando que él aprenda de sus errores, resuelva sus conflictos y desarrolle nuevas habilidades.

La ausencia de práctica por parte de nuestro hijo por vernos involucrados en la solución de sus conflictos lo impide para desarrollar nuevas habilidades lo que evita una madurez emocional e intelectual apartándolo de la posibilidad de ir acumulando logros en su vida y evitando el éxito en sus actividades pudiendo afectar la autoestima o incluso ser el camino para desarrollar trastornos negativos de conducta.

Las conductas de los niños sobreprotegidos:

  1. Miedo
  2. Inseguridad
  3. Dificultad para adaptarse a nuevas situaciones
  4. No es servicial
  5. Acostumbrado a que le hagan las cosas
  6. Niños de su mismo rango de edad son más independientes
  7. Solo realiza las actividades si alguien le ayuda
  8. No le gusta esforzarse y esto lo pone de mal humor
  9. Solicita las cosas con mala actitud, ya sea gritando, llorando, etc.
  10. Torpe
  11. No tiene iniciativa
  12. Flojera
  13. Demandante
  14. Exigente
  15. Inadecuado o insuficiente desarrollo de las habilidades sociales

Características de los padres sobreprotectores

  1. Le realizan las actividades escolares
  2. Si lo molestan otros niños, interfiere para defenderlo
  3. Le da de comer, lo viste, baña, peina
  4. Revisa todo lo que hace
  5. Utiliza el miedo para progerlo
  6. Contesta por él
  7. Ignora, tapa y justifica sus errores
  8. No permite que otros adultos lo corrijan
  9. Se siente culpable cuando no lo ayuda

Consejos prácticos para los padres

  1. Hay que dejar que se enfrente a las dificultades y a los problemas, para hallar la solución por sí mismo.
  2. Hay que tratarle de acuerdo a su edad. Es fácil si nos fijamos en lo que hacen la mayoría de los niños a su edad. Nos puede dar miedo quitarle los ruedines de la bici para que aprenda a andar sin ellos con 5 años, pero si la mayor parte de los niños ya saben a esas edades, hay que pensar que puede ser la edad adecuada para hacerlo y que aprenda.
  3. Es adecuado darle oportunidades de relacionarse con otros, de pasar algún tiempo sin la presencia de los padres, claro está, dependiendo de la edad. Puede estar en caso de un amigo o bien que le cuide unas horas un familiar. Debe aprender a relacionarse con otros que tenga perspectivas distintas a las de los padres.
  4. Debemos ayudarle cuando lo necesite, pero no solucionarle siempre los problemas. Debe aprender por sí mismo a buscar las soluciones o los apoyos necesarios.
  5. No hay que ahogarle con preguntas y un control estricto, se le debe dejar un cierto margen, un espacio para su intimidad.
  6. Tiene que haber unos límites claros en la casa, no se le debe dar todo lo que pida. Debe aprender que las cosas requieren un esfuerzo para conseguirlas.
  7. Hay que aceptar al niño tal y como es, con sus virtudes y con sus limitaciones.

El ser padre es una tarea difícil, de gran aprendizaje y nuevos retos, con hermosas regresiones a nuestros años infantiles y desarrollo de nuevos temores y aunque tenemos las respuestas a casi todas las preguntas de nuestros hijos, pocos tienen las respuestas a nuestras preguntas como padres.