Consejos para limpiar un refrigerador

Todos hemos sufrido en algún momento el mal olor que puede desprenderse al abrir la puerta de un refrigerador, olor que hasta puede afectar el sabor de los alimentos y que puede permanecer pese a la limpieza.

Seguramente un amo o amo de casa con años de experiencia sabrá exactamente cómo limpiar un refrigerador para evitar esto, pero el “expertice” requiere de tiempo, paciencia y en algunas ocasiones coraje.

Material:

  • Guantes
  • Hielera para mantener los alimentos
  • Esponja o fibra
  • Toallas para secar
  • Cepillo dental u otro cepillo pequeño para hendiduras
  • Lámpara
  • Extracto de vainilla
  • Bicarbonato de Sodio o vinagre
  • Aspiradora y escoba
  • Producto de limpieza para superficies

Metodología

  1. Retirar el alimento. Revisa las fechas de caducidad, limpialas con una esponja o trapo húmedos y colócalos en la hielera. Si te vas a mudar, es mejor solicitarle a un vecino que lo guarde.
  2. Desconecta el refrigerador. Para evitar que esté trabajando.
  3. Retirar todas las partes móviles. El retirar los estantes y cajones te ayudará a tener un mejor acceso y limpieza de todas las partes.
  4. De arriba hacia abajo. Colócate los guantes y comienza la limpieza. Utiliza el cepillo o esponja para retirar todos los residuos o derrames que encuentres. El hacer una pasta con bicarbonato y agua puede ser de gran ayuda y para los cristales el vinagre.
  5. Usa cepillo y lámpara. El uso de estos dos ítems te ayudará para una excelente limpieza en las hendiduras donde seguramente se acumularán los derrames.
  6. Estantes y cajones. Limpia todas las parte móviles antes de volverlas a colocar, asegúrate que no quede ningún residuo.
  7. Quitar el mal olor. Si detectas que el olor persiste, puedes utilizar el extracto de vainilla para neutralizarlo. Humedece una toalla limpia con en extracto y frótala en las zonas donde provenga el mal olor.
  8. Limpiar bajo el refrigerador. Esta zona puede ser una gran fuente de suciedad y bacterias por lo que es importante que muevas el refrigerador y con la ayuda de la escoba barre el área donde se encontraba el refrigerador. En la parte posterior e inferior del refrigerador encontrarás el compresor del mismo. Regularmente se puede tener acceso a él quitando la tapa posterior. Con ayuda de la aspiradora limpia los recovecos con cuidado.
  9. Vuelve a conectar el refrigerador. Deja que se enfríe y coloca nuevamente los alimentos.
  10. Limpieza exterior. Usa una esponja suave para evitar rallar el refrigerador, utiliza algún producto de limpieza al que le tengas confianza. Para las partes de acero inoxidable utiliza vinagre y una esponja suave, limpia en un solo sentido.

Si tienes cosas en el congelador, desconéctalo hasta el punto 8.

Si tienes alguna duda sobre esta publicación, déjanos tus comentarios.