6 Pasos para tener una mudanza libre de estrés

Cuando el día de la mudanza se acerca, lo más probable que se esté pensando en el estilo de la nueva casa lo que en ocasiones se puede sentir como una lista sin fin de cosas por hacer y por organizar y con poca idea de cómo hacerlo un trago dulce y no amargo.
Por tal motive les dejamos seis puntos que te ayudarán a salir de los pits y asegurar que durante tu mudanza tengas menos ‘arghh’ y más ‘ahhh’.

1. Contrata el servicio de profesionales
La parte más molesta y delicada es la contratación de un servicio profesional de mudanza ya que “mudanceros” los puedes encontrar hasta en las esquinas. Para evitar que te hagan pasar un mal rato, asegúrate que el servicio que contrates cumpla con lo siguiente:

  1. Tenga suficiente experiencia en el traslado de enseres. ya que éstos pudieron tener un costo importante además del valor sentimental que pueda tener.
  2. Cuenten con el tamaño de transporte necesario. Una forma de saber si el prestador de servicio tiene experiencia es en el momento de la revisión de los artículos de la mudanza ya que dependiendo de la cantidad, tamaño, material, importancia, etc., será el tipo de transporte que se puede utilizar.
  3. Cuente con el personal necesario. Cada uno de los enseres tienen una forma peculiar de cuidado, no es lo mismo llevar un refrigerador de dos puertas que de una puerta o bajar un comedor de tres pisos. Para evitar daños es importante contar con personal suficiente, cuerdas para carga, embalaje, poleas, etc.

2. Preparativos antes de empezar a empacar
Antes de comenzar a empacar, es necesario hacer un balance de tus pertenencias, de la forma de desempaquetado en tu nueva casa, ¿por dónde empezaras?, ¿cocina?, ¿habitaciones?, etc.
Empaquete usted mismo aquellos de mayor importancia y fragilidad identificando la cajas por tipo de habitación, incluso por tipo de mueble donde se encontraba guardado si es el caso.
Utilice estos momentos para evaluar sus pertenencias, ¿todas le son útiles?, aquellas que no lo son, ¿los puede donar?, ¿existe algún amigo o familiar que quiera ese mueble?, ¿vale la pena llevarlo mejor es tiempo de cambiar?

3. Organización del envío
Una vez que ya tengas todo empaquetado, identificado y pensado el desempaquetado, la organización dentro del camión de mudanza es importante. Coméntale al personal cómo es la organización de la nueva casa, para que vayan subiendo las cosas al camión de la mejor forma comenzando por aquellas cajas o enseres que quedarán en las primeras habitaciones y dejando al principio del camión aquellas que irán al fondo de la casa. Esto te ayudará a no estar sorteando cajas.

4. Asegura tu tranquilidad
En tu nueva casa, verifica que todo esté en orden, que no haya ningún adeudo. Cuente con todos los servicios al corriente y ubique aquellos lugares importantes para ti: escuelas, rutas de acceso, tráfico, servicios médicos, etc. Esto te ayudará a no tener sorpresas una vez instalado.

5. La ruta para el nuevo hogar
Ya tienes prácticamente todo listo, los artículos frágiles empacados, los cajones vacíos, todos los servicios de tu actual casa ya fueron cancelados para evitar cargos fuera de lugar. Ahora piensa en la ruta y el día. Es importante para identificar posibles dificultades, cierres de vialidad, tráfico, mercados, etc. No tengas sólo una ruta ten en cuenta un par por cualquier situación inesperada y compártela con el chofer.

6. Recluta ayuda
El día “D” será mucho más sencillo si cuentas con amigos y familiares organizados, con tareas específicas incluso áreas o habitaciones que estarán bajo su cargo, esto hará el trabajo además de sencillo, memorable ya que la mudanza puede finalizar con una carne asada.
Esperamos que estos tips te ayuden en tu próxima mudanza y si tienes algún comentario o experiencia compártela con nosotros.

“Después de escalar una montaña muy alta, descubrimos que hay muchas otras montañas por escalar”. (Nelson Mandela).